jueves, 31 de enero de 2008

Teoría social: Análisis religioso de la España del Siglo XXI. El Judaísmo.



Oficialmente España es un país católico. Históricamente ha sido un país católico cien por cien comprometido que ha defendido el catolicismo a capa y espada, sobre todo, a espada. España, dicen desde las tribunas oficiales, está orgullosa de ser católica y, por extensión, apostólica y romana.
No dispongo de una red de encuestadores como para ofrecerle a usted, mi querido lector, una pormenorizada sucesión de datos porcentuales al respecto. Pero sepa usted, lector querido por mi, que no la tengo, pero porque no quiero.
A pesar de eso, y basándome en la experiencia personal, he elaborado una nueva Teoría Social fruto del trabajo minucioso desarrollado a lo largo y ancho de esta pantalla.
He comprobado empíricamente y, por lo tanto, estoy en disposición de afirmar, que la mayoría de españoles asegura sinceramente no creer en la infalibilidad del Papa; no considera a éste representante elegido por Dios en la Tierra (Tierra 'metafísica' no confundir con La Tierra 'Planeta'). Además, tampoco cree en el mandato divino de la jerarquía eclesiástica ni en su ministerio. Desechan, además, la creencia en el santoral y su espiritualidad divina tachándola de superstición. Por lo tanto, esa mayoría de españoles, por definición, no son católicos ni, por extensión, apostólicos y romanos. Su creencia, en consecuencia, corresponde a cualquier corriente cristiana de las llamadas reformistas o protestantes.
Las creencias de los españoles se acercan a la religión judáica


Pero si continuamos la disección de las creencias de la sociedad española, llegamos a averiguar que, además, esa mayoría de españoles no cree tampoco en la divinidad de Cristo. Lo considera un decisivo personaje histórico y creen en su mensaje y relevancia. Lo consideran un predicador, un revolucionario, un profeta quizás, pero nunca el hijo de Dios, y nunca lo consideran a Dios mismo. Por lo tanto, ¡no son cristianos! Esa mayoría de españoles cree en Dios Creador pero no en Cristo como Salvador Hijo La Vírgen María y concebido por el Espíritu Santo. Creen sinceramente (no entro a valorar lo que creen embusteramente) en la Creación del mundo por Dios pero no creen en Cristo como Su Hijo y Dios al mismo tiempo, enviado a La Tierra (no planeta) para morir por nuestras almas. Esa mayoría de españoles son, por definición, agárrese querido lector porque son... ¡judíos! ¡¡tachán!! Sí, ha oído bien. Sus creencias coinciden, a grandes rasgos, con las de la religión judáica. Sólo creen en la divinidad del propio Dios y en los mandamientos sagrados entregados por éste a Moises.
¡¡Si levantara la cabeza Isabel de Castilla!!
Soy consciente del bombazo que estoy revelando. ¡Jódete Dam Brown, y encima yo lo demuestro! ¡Chincha rabiña cómete una piña! Los cimientos de la españolidad se tambalean. Soy consciente del peligro que corro al dar semejante vuelco a los dogmas culturales: Felipe II se retorcerá en su tumba y Franco, de repente, se colocará en los libros de historia al lado de Nostradamus al acertar la predicción, una y otra vez avisada en mil y un discurso en el que asumía el sufrido papel de Casandra española, de la conjura judeo-masónica que tantos momentos de risas y carcajadas nos ha dado.
Por otro lado, y siendo España judía, los concejales de urbanismo de Ceuta y Melilla se frotarán las manos. Ya pueden empezar la construcción de 'asentamientos/urbanizaciones' de carácter 'ilegales/recalificables' en territorio musulmán al más puro Cisjordania's Style.
Siendo judíos podremos invadir el sur de Francia porque tendremos derecho a nuestra seguridad. Haremos de Portugal un agujero cerrado a cal y canto donde varios millones de personas malvivirán sin que entre un sólo céntimo, quedándonos con su espacio aéreo y sus recursos marítimos.
Podremos hacer películas alabando a nuestros terroristas así como torturar a nuestros vecinos y siempre, por supuesto, con la amable y comprensiva mirada del resto de países.

===================

leído hace un año en Internacional: "Tomar apuntes de Irlanda"

lunes, 28 de enero de 2008

Martin Luther King: "I have a dream"



[...]Tengo un sueño hoy.
Tengo un sueño: que un día allá abajo en Alabama, con sus racistas despiadados, con su gobernador que tiene los labios goteando con las palabras de interposición y anulación, que un día, justo allí en Alabama niños negros y niñas negras podrán darse la mano con niños blancos y niñas blancas, como hermanas y hermanos.[...]

jueves, 24 de enero de 2008

Gaza, el mayor campo de concentración.


En Gaza, el gobierno de Israel ha apretado tanto la situación, ha dado tantas vueltas de tuerca, bloqueando económicamente, a la ya asfixiada población de Gaza, que al final ha estallado por una de sus costuras. La población, desesperada ante una situación en la que por no haber, no hay ni electricidad para los hospitales, ha asaltado la frontera con Egipto. Ante la humanitaria permisividad de las autoridades de El Cairo han pasado miles de palestinos que, al poco, volvían a cruzar con los enseres de primera necesidad que habían podido adquirir.









Las raíces de esta dramática situación se hunden en la hipocresía internacional. Tanto EEUU como la UE exigieron a la Autoridad Palestina unas elecciones libres, que ganó Hamas. Como el resultado no le gustó a nadie decidieron bloquear económicamente el territorio de Gaza. Sus asfixiados millón y medio de habitantes (terroristas y civiles) están pagando por igual el delito. ¿Ese ejemplo de Justicia queremos dar?

A efectos prácticos, los de Gaza, son habitantes de un gueto que, por cierto, tiene la mayor densidad de población del planeta.

¿Es posible que Israel no tenga un sentimiento de empatía colectivo, con los civiles palestinos, después de la política de sistemática eliminación física de la que fueron objeto en su pasado reciente? ¿De verdad EEUU, UE e Israel piensan que con la salvaje reclusión, de absoluto bloqueo a la población civil, están haciendo daño a Hamas? ¿O es que les da igual y, en realidad, el objetivo es todo lo que huela a palestino, sea civil o terrorista?

--

Sólo un apunte más: Hoy día 25, el diario 'El País' publica dos apuntes que reflejan el efecto de lo que ya es calificado como éxodo.

Precios por las nubes en la ciudad egipcia de Rafah, fronteriza con Gaza, y un ejemplo de cómo en Gaza los precios son europeos por lo que la súbida les sabe a gloria a los palestinos.
- El litro de gasóleo:
Rafah, antes del éxodo: 0,50 shekels (unos 10 céntimos) Rafah, ayer: 2 shekels.Gaza: 5 shekels.

- Un cordero: Rafah, antes del éxodo: 70 euros.Rafah, ayer: 150 euros. ¡¡Gaza: 300 euros!!

- Una moto china: Rafah, antes del éxodo: 550 euros.Rafah, ayer: 820 euros

====================

leído hace un año en Internacional: "La Radical Serbia"

miércoles, 23 de enero de 2008

Vaticano ultraconservador y neocons en la piel del toro.



Ha sido cancelada la visita del Papa a la Universidad La Sapienza debido a las fuertes protestas. Los profesores y alumnos citan estas palabras de Ratzinger para justificarlas:

"En la época de Galileo, la iglesia permaneció mucho más fiel a la razón que el propio Galileo. El juicio contra él fue razonable y justo"



Benedicto XVI ha demostrado sobradamente su carácter ultraconservador antes y después de llegar a ser Papa. En no pocos discursos ha hablado sobre la infalibilidad del dogma católico y la imperiosa necesidad de que las Leyes de los distintos países se basen en él. No hay legitimidad en una democracia, según Ratzinger, si ésta no está supeditada a la ley del dios de los católicos. Una forma de pensar muy en la línea de los Ayatolahs iraníes y su República Islámica, entre otros.

Vivimos una época de gran avance de los integrismos religiosos. Siempre he pensado que una religión, como cualquier otro dogma, por definición, es fundamentalista por el hecho de tratar como cierto únicamente su 'fundamento'. Sin embargo, digo que avanza el integrismo por la pretensión de ciertas comunidades religiosas de universalizar el ámbito de aplicación de dicho fundamento. Es decir, ya no sólo la comunidad religiosa en cuestión es la que practica una vida sometida a sus creencias, es la imposición al resto el objetivo a conseguir.

El problema actual en España viene dado por la beligerancia de los Obispos durante esta legislatura, por la fuerza de sus 'telepredicadores' de la COPE y por la perfecta simbiosis con el PP. Toda una estructura neocon al más puro estilo made in USA.

¿Por qué llamo 'problema' a la lógica unión de esfuerzos entre varias afinidades ideológicas? Porque, si gana el PP, ¿cuántos favores deberá el gobierno resultante a la Iglesia?

viernes, 18 de enero de 2008

Posicionamiento ideológico sobre la interrupción voluntaria del embarazo: El Aborto.

Ha desembarcado con fuerza en la campaña electoral española un tema que genera una de las batallas ideológicas más intensas en todas las democracias. Se leen vehementes argumentos de conservadores y progresistas, feministas, religiosos y ateos. Todos opinamos sobre una sola cosa:
¿Qué debe hacer una mujer embarazada con su propio embarazo?


Es importante reflexionar sobre esa pregunta antes de lanzar una opinión y ésta debe estar encaminada a protegerla en su decisión, en su proyecto de vida y en su salud física y psíquica. Todo lo demás corre el riesgo de pertenecer al campo del fanatismo.

La ley actual, en España, contempla tres supuestos para abortar:
1) grave peligro para la vida o salud física o psíquica de la embarazada, para lo que no hay límite de semanas de gestación.
2) embarazo por violación, hasta las doce semanas.
3) presunción de graves taras físicas o psíquicas para el feto, hasta la semana 22.


El problema que ha generado esta norma es que traslada la responsabilidad al médico. Hemos visto estos días como grupos religiosos, autoproclamados 'pro-vida', asaltaban Clínicas Autorizadas a grito de ¡asesinos!.

Es él, el médico, principalmente, quien reclama seguridad jurídica para poder cumplir con lo recogido en la Ley. Un derecho que, como tal, debería ofrecerse en los Hospitales Públicos. Como todos sabemos, no es así bajo el paraguas de la objeción de conciencia.


Está planteada por sectores progresistas la Ley de Plazos. Dice así: Posibilidad legal de una interrupción voluntaria del embarazo sin necesidad de alegar nada hasta un plazo de 12 semanas, a partir del cual, se aplicarán los supuestos recogidos en la actualidad. De esta manera se da cobertura legal a cualquier supuesto de interrupción voluntaria del embarazo antes de la formación del feto.
No faltan voces que opinan que el plazo debería estar en las 22 semanas.

Éste es el debate; éstas son las posturas argumentadas.
Siempre con la mente puesta en la única cuestión que creo que abre verdaderamente el dabate:


"Proteger a la mujer en su decisión,

en su proyecto de vida y en su salud física y psíquica"





-------------------------
---------------------------------


leído hace un año...

Artista: "Josephine Baker"


jueves, 17 de enero de 2008

miércoles, 9 de enero de 2008

Otro 'Cuento de la Lechera' más.

Érase una vez un 'Cuento de la Lechera' basado en la vida de una joven lechera que trabajaba en una panadería. Vivía en la Wais City y era joven y rubia, guapa y atrevida.
Como todo 'Cuento de la Lechera' que se precie, éste, trata del cálculo, no renal, realizado mediante una sucesión de hipótesis, basadas las unas en las otras, suficientemente prolongada hasta que el resultado sea el deseado objetivo. Dicho objetivo, sería totalmente imposible alcanzar de manera directa y real.
Este 'Cuento de la Lechera' enseguida destacó por su difícil personalidad. Nunca quiso ajustarse al estricto perfil social. No es que fuera malo, rebelde tal vez. Las trazas de este cuento no fueron las adecuadas para padres y profesores que, desde el principio, emplearon en su divulgación y explicación toda la dedicación, esfuerzo e interés, que les inyectaba la más absoluta indiferencia.
La causa estaba en que la Lechera panadera que protagonizaba el cuento, a los 18 años, ya había recopilado suficiente material como para llenar y rellenar los cinco primeros volúmenes de sus memorias. Y es que por su desordenado apartamento pasaron mil y un amigos, conocidos en mil y una discotecas; por su inexperto corazón, esporádicos amores eternos; por su siempre deshecha cama, mil y un donjuanes; por sus venas pasaron, también, mil y una sustancias.
Trabajaba 10 horas con su pelotazo de farlopa diario, de los que llaman, de mil pares de cojones. La niña a su temprana edad lucía unas bellas y grises ojeras que añadidas al pálido tono de su piel eran el complemento ideal a sus profundos, claros y sujerentes ojos azules.

Es por tener una protagonista así que nuestro 'Cuento de la Lechera' nunca fue bien visto socialmente; nunca fue contado a ningún niño; nunca fue utilizado como moraleja ejemplarizante. Aunque sí que se podía extraer de sus líneas la misma moraleja que de los demás 'Cuentos de la Lechera'.

Y es que en este cuento un grupo de desalmados observaba a la Lechera repartir pan. No eran ajenos a sus movimientos sexys, la chica era guapa. Llamaba la atención. Este grupo al ver el aspecto de la joven, al saber de su alocada vida empezó a lanzar hipótesis, una tras otra:

"¡qué guapa es!, ¡cómo me pone!, ¡con el pedo de farlopa que lleva seguro que tiene ganas!, ¡ésta, los fines de semana sabe pasárselo muy bien!, ¡fijo que si le digo algo me corresponde!, ¡fijo que follamos!, ¡qué impaciente estoy!"

El más valiente del grupo, o el que más lejos había llevado su 'razonamiento', se acercó con la seguridad que da el 'ya está conseguido'. La Lechera ante tal descaro no pudo sino entrar en cólera y mandar a paseo al niñato, con la humillación merecida. Éste, herido en su orgullo, escupió un 'puta de mierda' tras otro y golpeó a nuestra joven amiga, una y otra vez, hasta que ésta cayó inconsciente.

Allí la dejaron sóla, tirada en el húmedo asfalto de la calle donde trabajaba: Perdió un ojo, tres dientes y el trabajo.

¿Injusto? Nada en la vida es justo. En este caso menos: Nadie se paró a pensar en que la joven tenía su corazón, en que era una persona digna, nadie pensó en la prosa utilizada por el autor del Cuento, ni en el ritmo empleado, ni en la riqueza lingüística, nadie pensó que este Cuento tenía moraleja como todos, nadie le dió una oportunidad.... nada.

El prejuicio causado por el espanto general creado ante el perfil de la protagonista pudo más. Pudo más dentro y fuera del cuento. De un cuento que, al fin y al cabo, era, simplemente, otro 'Cuento de la Lechera' más.

martes, 8 de enero de 2008

Algo va mal.

Antes de este parón 'bloggero', cuando mediaba el mes de diciembre al mismo tiempo que agonizaba, a ritmo de villancicos, el año 2007, escribí algo que ahora pretendo recuperar. No es que fuera nada meritorio ni singular. La culpable es la tozudez de los hechos que saca a flote las miserias ya relegadas a los oscuros rincones de la memoria.
En aquel escrito se leían ideas inconexas que reflexionaban sobre lo mal que van ciertos asuntos cuando sus resultados son así de esperpénticos. Escribí, este mes de diciembre, por ejemplo:


"...que algo va mal cuando un gobierno tiene que encerrase en un cuartel para aprobar su reforma estrella, en ausencia de la oposición, de los medios y de la ciudadanía.

...que algo va mal cuando una asociación de víctimas del terrorismo no acude a una manifestación convocada
tras un atentado con víctimas.


...que algo va mal cuando un país, riquísimo en petróleo, no abastece de alimentos básicos a su
población.


...que algo va mal cuando se cuestionan ciertas ayudas a artistas nacionales por no crear obras maestras rentables.-cine-

...que algo va mal cuando se justifica un asesinato.

...que algo va mal cuando la Iglesia Católica, imitando a sus homólogos islámicos, se autoproclama única poseedora del gobierno legítimo.



...que algo va mal cuando, tras la pérdida de unas elecciones por parte de un Gabinete Ejecutivo, cuatro años después se presentan los mismos que formaron dicho gabinete y, además, con serias posibilidades de ganar".


Lo único positivo es que el nivel de exigencia no baja. Siguen siendo negativos ciertos hechos a pesar de que acontecen de una manera rutinaria. Lo habitual es que sucedan así, no por ello dejan de ser síntoma de que algo va mal.