lunes, 21 de septiembre de 2009

Obama rompe el enfrentamiento con Rusia: La II Guerra Fría que quiso emprender George Bush, aplazada.

El escenario, otra vez, Europa. El escudo antimisiles proyectado George Bush, cuya instalación se iba a localizar en la República Checa y Polonia, ambos del antiguo bloque del Este, iba a constar de una serie de radares cuyo alcance invadía absolutamente el territorio ruso hasta los Urales. Para Rusia, evidentemente, era una agresión en toda regla. Totalmente inaceptable, a pesar de que todas las razones oficiales norteamericanas apuntaban a un hipotético ataque de Irán, pues los rusos, no son tontos. Rusia reaccionó con las armas de las que dispone. Ya no es una situación como la del Siglo XXI, en la que los poderíos militares americanos y rusos, eran similares. Pero Rusia tiene sus armas, y las usó: Vendió, asesoró, e instaló tecnología para el proyecto nuclear iraní. Tal proyecto ha sido el principal caballo de batalla de la diplomacia estadounidense alimentado por el más que justificado nerviosismo israelí en este asunto.
Barak Obama, en línea con la propuesta de desarme lanzada hace unos meses, retira tal proyecto. Será sustituído por un sistema menos sofisticado, pero igual de efectivo en cuanto a la intercepción de misilies balísticos se refiere.
Barak Obama, ha movido ficha. Ha iniciado una jugada muy arriesgada pero, si quería romper con la evolución del tablero internacional tras 8 años de neo-conservadurismo, es una jugada totalmente necesaria. Ahora es Rusia la que tiene que dar el siguiente paso.
Es digno de valorar cuando un líder asume las responsabilidades que le supone su cargo y lo hace con el proyecto político que le llevó al poder. El riesgo es inerente a la toma de decisiones. Son demasiados los casos en los que el camino fácil se impone y no tomar las necesarias decisiones con valentía, es la práctica común. Así, los statu-quo se eternizan. Los problemas van a más, y siempre los sufren los mismos. Pienso en Gaza, pienso en Somalia, y pienso incluso en la misma China y el mismo EEUU cuyas sociedades sufren una fuerte exclusión para con los débiles. Por cierto, otra jugada de Obama, igualmente arriesgada y coherente con el 'change' que propuso, se está llevando a cabo con su proyecto sanitario.
¿Cómo reaccionará Rusia? No se sabe. Pero, ¿a dónde hubiera llevado una escalada de provocaciones y exhibiciones militares? ¿Para cuando un líder europeo tomará las riendas de la Unión y apostará por los valores fundacionales, y lo hará con la misma valentía demostrada por Barak Obama?
---

8 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Una alegría más que nos da este valiente presidente.

Ojalá sirva de mucho, o al menos de algo.

Lala dijo...

Es cierto, hay que mover ficha para que no se enquisten las malas cosas. Yo me alegro de que se haya dado ese paso. Y espero que se sigan moviendo fichas al respecto.

En cuanto a la reforma sanitaria en yankeelandia, oye, me parece un acto totalmente insolidario que los ciudadanos, muchos de ellos, se opongan y hagan manifestaciones en contra de la reforma, o sea, en contra de que todos tengan derecho a la salud!!! Me quedé flipando cuando lo leí el otro día. Joer, qué malos y qué egoístas somos!



Un besito


Lala

Bambu dijo...

Pues menos mal que este no ha salido del todo rana

Belén dijo...

Veamos si le siguen dejando los jefes de la industria armamentística...

Besicos

moderato_Dos_josef dijo...

Bien por Obama! Se ve que no es el Hitler que era el desastroso Bush!
Un abrazo!

Neogeminis dijo...

Una buena!...por fin!


Saludos!

Premaswarupa dijo...

Pues querido amigo, yo honestamente espero que la movida de Obama realmente tenga las mejores intenciones. Es que por historia ya no tengo esperanzas de buenas intenciones de los "estates".

Sin embargo y sin analizarlo demasiado, me parece bien la acción (es que ellos me han enseñado a pensar mal y acertar cuando el asunto se relaciona a sus movidas estratégicas).

Pero bueno, esperemos que sea lo mejor.

Un beso enorme desde mi orilla.

Juan dijo...

Creo que Obama en este momento si destaca por una cosa es por tener algo de sentido común, nada más.